redes sociales

Menudos libros II

Hace ya mucho tiempo publiqué una entrada sobre nuestros libros infantiles favoritos con la idea de convertirla en algún tipo de sección. A mí me apasiona perderme en la biblioteca o en la librería buscando nuevas joyas y como siempre agradezco las recomendaciones, pensé que podría ser interesante para alguien más.

menudos-libros-II

El viernes llegó un paquete de mi casa con olor a dulces, tradiciones y morriña. Dentro traía también un libro precioso para Pol y pensé en retomar esta sección.

el-libro-movil

Es un libro móvil, que se puede leer y colgar como decoración en la habitación. Se llama "Buenas noches, conejito" y está ilustrado por Marion Billet, una ilustradora de la que ya os había hablado en la sección anterior. En castellano está editado por La Osa Menor.

buenas-noches-conejito

Un conejito muy travieso trata de encontrar su casa porque llega la hora de dormir. A Pol le encanta ver cómo duermen los otros animales y sobre todo colocar en su sitio las piezas que faltan en el cuento, que cuelgan de la cinta amarilla que también decora el móvil.

Nuestro segundo libro favorito lo compramos estas vacaciones de invierno y no lo hemos soltado desde entonces. Todas las noches hay que leerlo, a veces mamá, a veces papá o a veces Pol que nos explica lo que quiere y repite una y otra vez los animales de la granja.

@conchig en Instagram

Se llama "Lo que escuchó la mariquita". Es de Julia Donaldson, la misma autora que "El Gruffalo" que todavía no tenemos, pero está en nuestra lista, e ilustrado por "Lydia Monks". La editorial en español es Ediciones Fortuna.

lo-que-escucho-la-mariquita

Yo creo que le encanta no sólo por las ilustraciones, que son buenísimas, con distintas texturas y mucho colorido, sino porque es un libro con una historia muy sencilla y poco texto muy repetitivo.

lo-que-escucho-la-mariquita-dentro

Los otros dos que os quiero recomendar son para niños que esperan nuevos hermanitos.

Para mí era importante que Pol entendiera lo que estaba pasando, así que encontré estos dos libros que os recomiendo hoy que espero le ayuden a entender estos cambios que está sufriendo mamá y cómo va aumentar nuestra familia.

El primero se llama "Espero un hermanito" y es de Marianne Vilcoq. La editorial es Corimbo.

espero-un-hermanito

Como Pol no sabe leer, el texto me daba un poco igual, pero me gustó lo sencillo que explicaba el por qué de mi cambio de volumen y el lugar dónde estaba ese bebé del que tanto hablamos ahora. El texto habla de una niña que no está muy contenta con la llegada de su hermano, pero poco a poco se va convenciendo y al final espera con ganas al bebé.

Yo  no creo que Pol entienda muy bien lo que va a pasar cuando llegue su hermano, de alguna manera no le termina de ilusionar, pero gracias a este libro si creo que entiende que en la barriga de mamá es dónde está ahora ese bebé que tarda tanto en llegar.

voy-a-tener-un-hermanito-interior

No es de los libros que él elige para leer en la cama, pero muchas veces le encuentro ojeándolo y mirándome de reojo, para luego venir a tocarme la barriga. Lo dicho, muy recomendable.

El último libro de hoy se llama "Zaza tiene un hermanito" de Lucy Cousins. Está editado por una de nuestras editoriales de cabecera, Kókinos.

zaza-tiene-un-hermanito

De nuevo el texto no es de los que más me gusten. Sé que es una realidad que los hermanos mayores no estén encantados con la llegada de los hermanos pequeños, pero yo no quiero reforzar esa idea de que la llegada de su hermano puede ser algo negativo para él.

zaza-tienen-un-hermanito-interior

Lo que más me gustó es que desde el primer día Pol cambió el nombre de los personajes y el libro habla de Pol, de mamá, papá, sus tíos y su abuelita, porque es ella la que se viene a quedar con Pol cuando mamá y papá se van al hospital.

Sabe que cuando llegué el bebé, mamá estará muy cansada y él tendrá que cuidarla, que papá también estará algo ocupado, pero que siempre tendrán tiempo para sentarse a leerle un libro y que nunca le van a dejar de querer.

De alguna manera me tranquiliza que interiorice lo que viene, para que luego no sea tan doloroso el comprenderlo, ya os contaré si ha resultado o no.

Y vosotros, ¿nos recomendais algún libro? ¿Me contáis como os habéis preparado para la llegada del hermanito?

Nosotros ya estamos deseando que llegue.

Angry birds

El sábado pasado buscando planes sencillos para aprovechar el sol, decidimos acercarnos a Oittaa, otra zona verde a unos 20 minutos de Helsinki.

oittaa

Nos habían dicho que es una zona preciosa para hacer esquí de fondo en invierno y disfrutar de un buen baño en verano. Suponíamos que habría algún camino de trekking señalizado y aunque yo ahora no puedo andar demasiado, nos parecía un buen plan eso de caminar junto al lago, tirar piedras y disfrutar del paisaje.

Pero estas eran las vistas desde el parking y ahí nos quedamos.

angry birds oittaa

Los creadores de Angry birds son fineses y aunque ninguno de nosotros somos muy fans de los juegos de móviles, habíamos oído hablar ya de este parque.

El parque en sí es un parque normal, con sus toboganes, sus columpios y su zona para escalar. La única diferencia es que está ambientado en el juego: unos cerdos piratas que tratan de robar los huevos de los angry birds (o eso es lo que dice internet).

pirate pig's ship

A Pol le dio un poco más de respeto el barco pirata, pero no había quién lo sacara de la zona de los pájaros, en especial de los toboganes gigantes, así que allí pasamos buena parte de la mañana.

tobogan

Ni que decir tiene que volveremos de nuevo cuando vuelva el buen tiempo, no por el parque en sí, sino porque nos parece una zona estupenda por explorar.

flying

Aunque habrá que ver quién gana entonces, si los pájaros del campo o sus amigos los angry birds.

angry-birds





Parque infantil de Angry birds
Lago Bodom junto al parque de recreo Oittaa
Oittaantie, 2. Espoo


Parque de Oittaa
Kunnarlantie 33-39, Oittaa, 02740 Espoo
WEB


Uutela

Uno de los síntomas de que estamos muy adaptados a este país está en que seguimos a rajatabla la máxima: "si hay un rayo de sol, se sale a la calle".

Los inviernos se hacen tan largos y echas tanto de menos la luz del sol, que no importa que el sofá te llamé o tengas la casa patas arriba. Si hay sol, por poco que sea, es momento de hacer planes y salir a disfrutarlo como los lagartos.

El domingo, el sol estaba escondido detrás de las nubes, pero decidimos salir a estirar las piernas a uno de esos lugares comodín que visitamos una y otra vez, siempre que nos apetece naturaleza y no sabemos dónde ir: el Parque Natural de Uutela.


uutela-nublado

Todavía me cuesta creer que puedas sentirte totalmente aislado del mundo a menos de 20 minutos del centro de Helsinki o saliendo en la última parada del metro.

arboles

Aunque no os lo creáis, por aquí sigue siendo invierno. Sólo los árboles de hoja caduca van vestidos y por las mañanas seguimos teniendo temperaturas de 1ºC.

Es verdad que el sol, que ya nos acompaña casi cada día, engaña mucho, pero pasear rodeados de árboles, con un paisaje salpicado por el verde musgo, es un alivio para la vista después de tantos meses de grises y blancos en el paisaje.

verde

pasaron-las-ardillas
Prueba de que las ardillas andan por aquí.

Los pájaros migratorios ya llegaron y las ardillas campan a sus anchas, pero todavía no hay alimento para todos, así que es muy normal ver comederos improvisados para que puedan alimentarse hasta que la vida vuelva del todo por estas tierras.

uutela-pajaros

Pol disfrutó muchísimo. Los caminos no se han hecho para el alma libre, así que practicaba mountain bike por medio de los bosques, su padre corriendo detrás de él para evitar que terminara en el mar o se cayera por un terraplén.

enduro

A ratos dejaba la bici aparcada

bicicletas

y se dedicaba a trepar montañas o a buscar charcos o hielo dejado por la nieve.

escalando

Por supuesto no recorrimos muchos metros de los kilómetros y kilómetros que tiene el parque. A las dos horas de trepar, había hambre, sueño y mucho cansancio, así que desanduvimos nuestros pasos hasta el café Kampela.

afe

Allí no sentamos al sol, a calentarnos con una sopa de salmón y a observar la gente ir y venir hasta que el sueño nos pudo y nos volvimos a casa.

receso

La siguiente vez seguro que llegamos hasta los campos comunales, a la granja o al fuerte. O puede que nos bañemos en la playa o hagamos un picnic. ¡Quién sabe, el buen tiempo no ha hecho más que llegar!

en-el-cafe





Parque Natural de Uutela
En Vuosaari, Helsinki
Se llega en metro, salida Vuosaari o en la línea 90K de autobuses


Días raros

Este ha sido un fin de semana raruno, de esos de dejar pasar de largo.

Todo empezó con mi disco duro negándose a funcionar. Toda nuestra historia en una cajita plateada que no se conecta al ordenador sin razón aparente, o motivo alguno.

Si alguna vez os habéis dicho voy a hacer un back-up, ya estáis corriendo a hacerlo. Si no os dejáis de repetir la frase, tengo que pasar más fotos a papel, mañana ya es tarde, empezar hoy.

surcando-los-mares


No creo que sea capaz de explicaros los sudores fríos que me caen de pensar que los señores informáticos no puedan rescatar esos trocitos de historia que me he entretenido en inmortalizar todos estos años.

Sé que nadie me quita mis vivencias, ni mis recuerdos, pero en esas fotos iban muchos de esos momentos cotidianos que te traen a la mente pequeñas cosas que la memoria olvida y que no quiero perder de ninguna manera.

El sábado nos despedimos de unos buenos amigos que siguen su camino lejos de estas tierras frías y una persona muy querida terminó el día en el hospital.

ponte-tu-el-gorro

Y hoy nos levantamos tristes, porque sabemos que hay personas que ya lo han vivido todo, o casi todo, que han sido felices y que han llegado a dónde están con la cabeza bien puesta y la alegría de vivir. Pero eso no hace más sencillo las despedidas, porque decir hasta luego ya duele, pero decir adios, eso ya son palabras mayores.

Y es en esos momentos, en los que los adultos nos metemos en nuestro mundo y nuestros problemas, es cuando los pequeños son los que toman las riendas y nos llevan de la mano al mundo de la felicidad, ese que está en las cosas pequeñitas.

toma-mami

Esta mañana Pol, que sabía que papá estaba muy triste, llegó al salón con todos sus muñecos favoritos, le pidió que se sentara en el sofá, lo tapó con una manta, le colocó cerca al señor burro, al conejo, al tigre y a  Mic y le pidió que le pusiera sus dibujos favoritos. Y él se sentó a su lado, después de darle un beso y le dio la mano como queriendo decir que todo estaba bien y que no había nada de que preocuparse.

Y después le pidió que se subiera a su nuevo barco, desde el que quiere surcar los océanos de su habitación. Encontró mi gorro de paja del verano, que se convirtió en su sombrero pirata y fabricamos una bandera en un plis plas.


mi-bandera

Y ya no hubo penas. O sí, pero menos penas, porque a veces las mejores medicinas son aquellas que nos hacen sonreir.

Así que hoy os regalamos un poquito de la nuestra.

sonrisa

Hoy después de muchos días de dejarla de lado, cogí la cámara de nuevo. Hay muchos momentos cotidianos que recordar y si no puedo recuperar los antiguos, que al menos estos sean el comienzo de los nuevos.

Cruzar los dedos, eso sí.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...