redes sociales

Y ya van 4

Llegó el día de enseñaros las fotos del cumple de Pol,  ¡ya era hora desde Agosto!

Marc tenía un mesecillo recién cumplido y no me veía con ganas de montar un cumpleaños por todo lo alto. Pero tampoco me apetecía no celebrarlo, así que decidí hacer una fiesta "familiar", con esos amigos que son como familia y dejarle elegir de qué quería la fiesta.

La respuesta estaba clara: Pol quería una granja con sus vacas incluídas.

invitacion2

La invitación, aunque parece complicada fue muy sencilla. Utilicé un dibujo de una granja que encontré en internet para aprender la canción de Old McDonalds y le añadí algunos toques para hacerla en 3 dimensiones. Cada invitación tenía un animal, la puerta se abría para dar los datos prácticos y la gallina salía por la ventana del granero. Duraba poco en las manos de los niños de 4 años, pero estaban encantados con su granja en miniatura.

Si hubiéramos invitado a más gente hubieran sido más sencillas, pero eso es lo bueno de las fiestas reducidas, ¿no?

Para montarla no me comí mucho la cabeza. Utilicé las cosas que tenía por casa, animales de juguete incluídos. Busqué flores silvestres e hice unas guirnaldas de manzanas y ya tenía ambientación granjera.

gallinas-y-vacas

Las botellas son recicladas de smoothies y aunque entre los niñOs no tuvieron mucho éxito, las niñAs no las soltaron en un sólo momento.

cumple de la granja

Ya os he contado que la comida de los cumples españoles no triunfan por aquí. Este año cambié los bocatas de nocilla por perritos calientes y tuvieron mucho más éxito, la verdad.

in-the-farm

Aunque como siempre, los ganadores de la tarde fueron los tomates, las zanahorias y los pepinos., debidamente marcados con sus etiquetas, como si estuvieran listos para llevar al mercado. Puse gominolas y chocolatinas, pero se las comieron al día siguiente en la oficina de Jaume. (Está claro que yo no aprendo)

La zona de los mayores tenía por supuesto productos de la granja. Uno de los motivos porque nuestras fiestas triunfan, a parte de por lo majos que son los anfitriones, es porque siempre hay buen jamón y buen vino.

mesa-mayores

Las tablas de quesos y embutidos son sencillas de preparar y muy agradecidas visualmente. Añadí diferentes tipos de pan, mermeladas, frutos secos y un centro hecho de verduras y era casi, casi, como si hubiéramos hecho una fiesta en el campo.

fresas

Lo importante es lo bien que se lo pasaron los peques jugando con los animales de la granja y a los tenderos con las cajas y las etiquetas de la mesa de las verduras.

Y es que increíblemente mi pequeño grande ya tiene 4,


pol-4-years

Un regalo navideño

Desde que volví al blog llevo tratando de encontrar tiempo para publicar al menos una vez a la semana, pero el tiempo debe estar corriendo en otra dirección.

Tengo tantas cosas pendientes en el mundo real y llego tan cansada a las 9 de la noche que los días pasan y mis planificaciones con ellos.

Así que hoy paso a enseñaros los regalitos que hemos preparado para las maestras de Pol y me voy corriendo a coser calcetines, dormir a peques constipados, mandar felicitaciones de Navidad y a quedar con amigas que hace siglos que no veo.

regalitos-profes

Este año el regalo fue sencillo de encontrar. Pol ha cambiado de clase y ser extranjero hace que todas nuestras especialidades culinarias sean una novedad, así que cuando fuimos a España en Octubre aprovechamos para comprar unas barras de turrón.

Lo único que he tenido que hacer ha sido sacarlas de las cajas y buscar un empaquetado bonito.

Lo bueno de guardarlo todo, hasta las camisas y los pijamas que se hacen viejos, es que luego tienes telas bonitas para empaquetar los regalos. Elegí la tela de un pijama viejo de Jaume que me pareció navideña y luego sólo tuve que rebuscar entre las cintas y las cuerdas la que me parecía que iba mejor con la tela.


cintas-e-hilos

Tenía unas etiquetas de madera en forma de galleta que compré hace siglos por si alguna vez me venían bien y con unos sellos terminé de felicitarles la Navidad. Una ramita de eucalipto seco que tenía en un jarrón por casa y voilá, un regalo bueno, bonito y barato que seguro que les encanta.


merry-xmas

A veces nos comemos mucho la cabeza y dándole un poco la vuelta a las cosas habituales tenemos algo realmente especial. ¿No os parece?

Ahora, si me perdonáis, voy a ver si hago algo, aunque es muy posible que termine así.


mami-and-marc


Cosas que pasan.

Un calendario de Adviento portable

Llega Diciembre y el aire se llena de olor a Navidad.

Es una de mis épocas favoritas. Me gusta el olor a pino, a chocolate caliente, a día frío y a velas. Soy de las locas que al escuchar un villancico no pueden evitar poner una sonrisa de felicidad y me encantan las comidas con mucha gente y las casas llenas de barullo.

Me encantaría que mis peques heredaran ese sentimiento navideño y vamos a empezar diciembre como se merece, con un Calendario de Adviento.

calendario-de-adviento

Cada año me "complico" la vida para preparar un calendario bonito, con sus 24 casillas, que luego terminamos dejando atrás cuando salimos de viaje para visitar a la familia. Hasta ahora Pol no había entendido mucho, pero este año no estoy dispuesta a llevarme la mitad de viaje por Europa, así que me puse a pensar cómo podía hacerlo de manera que ocupara poco y pudiera meterlo en la maleta.

Además lo quería un poco grande. Quería llenarlo de libros y de cosas útiles, como calcetines, pijamas o guantes que nunca vienen de más y las cajas pequeñas no me resultaban muy útiles para eso.

Instragram Conchig

La solución fue sencilla y os la enseño por si estáis a última hora sin calendario o, si como nosotros, viajáis a medio mes de un lado a otro y necesitáis algo que podáis llevaros sin problema en la maleta.

Sólo necesitáis una bolsa de tela, un poco de imaginación para decorarlas navideñamente, una cuerda o una cinta y 24 números.

rudolf-tote-bag

Como sigo con el tema de los calcetines y estoy rodeada de fieltro, decidí decorarla como si fuera un reno. Dibujé una cornamenta en una hoja para que me sirviera de patrón y después de recortar la silueta, los rellené de guata y los cosí a la bolsa. Como nariz utilicé un pompón de lana.

Para hacer los números, imprimí y recorté unos bonitos que encontré por Internet, pero he visto algunos preciosos ya hechos, como estos de Hola Mamá, que también quedarían genial.

5

La idea es llenar la bolsa cada noche con uno o varios paquetitos e ir moviendo el número según pasan los días.

No todos los días hay paquete para todos. Pol y Marc tienen paquete un día sí, un día no. El resto de los días nos los repartimos entre Jaume y yo, siguiendo nuestra tradicción de regalarnos cosas "inmateriales" que a veces hacen más ilusión que una caja de bombones: una cena para dos, una tarde para uno mismo, dos entradas para el cine,..., pequeñas cosas que siempre te hacen sonreír.

Mañana empezamos con un libro de villancicos en el idioma del país de Papá Noel, a ver si así somos capaces de abrir la boca el día de la fiesta de Navidad.

24

Ya os contaré.

¿Nos contáis como es vuestro calendario de Adviento?

Calcetines que despiertan sonrisas

Entre las muchas cosas buenas que me ha traído internet está Sylvia.

La conocí a través de la fotografía y conecté con ella como si hubiéramos sido amigas toda la vida. Curioso para dos personas que todavía no se han visto físicamente cara a cara, pero real como la vida misma.

Sylvia no es médico pero trabaja para un Hospital y en Febrero de 2011, mientras visitaba el ala de oncología infantil del hospital de Oxford, decidió que quería llenar de color el mundo de los pequeños enfermos de cancer.



Creó una asociación, conKerr Cancer Oxford y durante el año ella y sus voluntarios cosen coloridas fundas de almohadas para que cuando los niños ingresen puedan tener algo propio y diferente, algo lleno de color. 

Lilly's pillowcase
El primer almohadón. Foto de Sylvia Rueda.

Yo coser sé muy poco, así que cuando se le ocurrió la idea de llevarles calcetines llenos de regalos para Navidad, supe que allí iba a poner mi granito de arena.

Coser un calcetín navideño es muy fácil, incluso para la que tiene tres manos izquierdas para la costura como yo. Además es divertido y muy creativo y, sobre todo, es uno de esos pequeños gestos que hacen felices a los demás.

sewing-xmas-stockings

Sylvia tiene dos tutoriales para los que no somos "los Cocó Chanel" de la costura: uno con el patrón y otro explicando cómo coser los bordes. Yo los miro y los remiro todos los años porque sigo sin perfeccionar la técnica.

Lo que más me divierte es decorarlos, así que este año he decidido inspirarme en libros e ilustraciones infantiles porque al fin y al cabo, son niños los que recibiran los calcetines.

polar-bear-stocking
Calcetín a medio hacer.

El año pasado llegaron 123 calcetines y no sólo recibieron calcetines los niños de la planta de oncología, sino todo el hospital e incluso pudieron mandar algunos a un hospital de Londres.


Christmas stockings for all the children
Foto de Sylvia Rueda

Siempre he pensado que la sonrisa de un niño vale millones, pero la de un niño enfermo y sobre todo en Navidad, debe valer mucho más.

Si te animas a colaborar con Sylvia, o si conoces algún proyecto parecido en el que podamos ayudar, cuéntanoslo en nuestro mail: cosasquepasanenhelsinki@gmail.com. Te mandaremos la dirección postal a la que hay que enviar los calcetines o divulgaremos vuestra pequeña gran acción solidaria.

Aquí ya empieza la Navidad.

hilos-y-navidad
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...